Flipeed classroom, una forma ‘invertida’ de fomentar el autoaprendizaje

¿Cómo fomentar el autoaprendizaje? Educadores y pedagogos se concentran en experimentar opciones metodológicas para hacer más atractivas y significativas las clases, , tanto presencial como virtualmente.

En este contexto surge el Flipeed Classroom o clase invertida como una opción metodológica que integra al estudiante y fomenta el auto aprendizaje. Se trata de un enfoque pedagógico que ha ganado popularidad en la educación a nivel universitario en los últimos años.

Luis Antonio Parada Guachalla, ingeniero comercial y experto de la Jefatura de Enseñanza Aprendizaje (JEA) de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz, asegura que este enfoque se caracteriza por “invertir la tradicional dinámica de enseñanza aprendizaje, donde los estudiantes adquieren nuevos conocimientos y conceptos fuera del aula y luego aplican y profundizan en esos conocimientos en el aula, con la guía del docente”.

El Flipped Classroom nace hace más de 30 años, gracias a la creatividad e ingenio de los profesores Bergman y Sams que detectaron un gran ausentismo en sus clases, allá por la década del 90 del pasado siglo.

La metodología del aula invertida responde a una nueva manera de educar. La educación está avanzando a pasos agigantados. Atrás está quedando la simple transmisión de conocimientos, para dar paso a una educación en la que se entrenan habilidades y capacidades con un enfoque práctico a fin que los alumnos asuman el control de lo que aprenden.  

Principales características 

Parada menciona que el trabajo del aula invertida tiene algunas características comunes:

  1. Inversión de la clase: los estudiantes adquieren el contenido principal de la lección en casa, generalmente a través de videos, lecturas u otros recursos de aprendizaje en línea antes de la clase.
  2. Interacción en el aula: el tiempo en el aula se destina a actividades de aprendizaje activo y colaborativo, como discusiones, resolución de problemas, proyectos en grupo o debates, en lugar de conferencias magistrales.
  3. Acceso a recursos: los estudiantes tienen acceso a una variedad de recursos en línea que les permiten explorar el contenido a su propio ritmo y profundizar en los temas que les resulten más desafiantes.
  4. Metodología diferente: motiva a los estudiantes en el desarrollo de los contenidos durante la clase. 

Asimismo, la metodología del Flipped Classroom tiene algunos pilares. El académico menciona cinco de ellos:

  • Contenido en la red, permite a los alumnos estudiar de forma autónoma antes de la clase, a partir de contenidos en línea, videos, lecturas o recursos interactivos.
  • Actividades en el aula, fomentan la participación activa, la colaboración y la aplicación de los conceptos aprendidos en casa o en espacios de clases destinados para esta actividad.
  • Evaluación formativa, para monitorear el progreso de los estudiantes y ajustar la enseñanza según sea necesario.
  • Ambiente flexible, genera un ambiente flexible para el desarrollo de las clases.
  • Cultura de aprendizaje, potencia el aprender haciendo y el trabajo colaborativo. 

Ventajas del Flipped classroom

  • Mayor comprensión. Los estudiantes pueden revisar y repasar el contenido tantas veces como sea necesario, lo que lleva a una mejor comprensión de los conceptos y contenidos brindados por el docente facilitador.
  • Mayor participación. Al involucrar a los estudiantes en actividades significativas en el aula, se fomenta una mayor participación, colaboración y trabajo en equipo.
  • Personalización. Los estudiantes pueden avanzar a su propio ritmo, lo que permite una mayor personalización del aprendizaje.
  • Desarrollo de habilidades. Los estudiantes pueden desarrollar habilidades de autoaprendizaje y responsabilidad.

Luis Antonio Parada, agrega que, dentro de las ventajas del flipped classroom, “podemos mencionar la existencia de flexibilidad, un procedimiento personalizado, aprendizaje activo, aprendizajes basados en la práctica, reducción de costos y niveles más altos de autodisciplina”.

Rol del docente

El modelo pedagógico Flipped Classroom puede lograr que el tiempo en el aula sea de calidad, donde el nuevo rol del docente es el de guía y acompañante del alumno, observando también el proceso de aprendizaje de cada alumno y llevando a cabo una evaluación continua, así como interviniendo activamente en su proceso de aprendizaje.

En ese marco, el docente, debe:

  • Diseñar el contenido: seleccionando y creando recursos de aprendizaje efectivos.
  • Guiar y facilitar: el docente debe liderar discusiones, responder preguntas y proporcionar orientación mientras los estudiantes aplican el conocimiento.
  • Evaluar y retroalimentar: de forma constructiva.

Asimismo, la aplicación del Flipped Classroom en el aula demandará del docente:

  • Seleccionar el contenido: ya que hay que elegir el material que los estudiantes deben estudiar antes de la clase (video, lecturas, simulaciones o ejercicios en línea”.
  • Crear recursos: seleccionando recursos en línea accesibles para los estudiantes. Puede usar plataformas educativas o herramientas de gestión del aprendizaje.
  • Planificar actividades en el aula: que fomenten la discusión, la aplicación de conceptos y la colaboración entre estudiantes.

Evaluación: utilice la evaluación formativa para evaluar el progreso de los estudiantes y ajustar, en consecuencia, su enseñanza.