La Inteligencia Artificial, una herramienta ‘potente’ para la educación

La Inteligencia Artificial (IA) está acelerando la transformación en todos los sectores de la economía, la salud y la sociedad. En el ámbito educativo está brindando una “tremenda oportunidad” para potenciar los procesos de enseñanza aprendizaje.

La tecnología en manos de la educación y de los profesores es muy potente y puede ayudar a que las personas, particularmente los niños, aprendan a resolver en la misma escuela problemas que sean de su interés, por ejemplo, ecuaciones matemáticas.

Los docentes y profesores están utilizando la inteligencia artificial para atender los intereses reales de los estudiantes. El aprendizaje es mejor cuando se investiga algo que le interesa a uno mismo y no cuando es fruto de una instrucción u obligación, como es el caso de las matemáticas. 

“La tecnología es una herramienta y no un fin en sí mismo (…), es una especie de avión que nos ayuda a ir a un lugar que no podemos ir”, dice Rodrigo Fábrega, director de la Fundación Cruzando de Chile y líder en enseñanza de programación y actual profesor invitado del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

“Unos piensan que la inteligencia artificial lo va a tomar todo y vamos a perder incluso nuestros trabajos. Otros, en cambio, dicen que no la utilicemos. Pero resulta que, si uno analiza, la mejor interacción no es el computador solo o la persona sola, es una persona que sepa usar bien el computador”, indica el experto que participó en la sexta versión del Futures Week, organizado por la Universidad Franz Tamayo, Unifranz, y el Nodo Bolivia del Millennium Project.

Para Fábrega, la IA es una herramienta que permite la creatividad, una habilidad esencial para el futuro. “Si tú no eres creativo, si tú no has cultivado la creatividad y solamente haces lo que la IA te diga, el problema está en que estás perdiendo la experiencia de aprender”. De ahí que la escuela se constituye en el espacio ideal para que los niños aprendan a usarla de una manera productiva y eficiente.

Asimismo, en el ámbito cognitivo, las nuevas tecnologías desafían, primero, a usarla rápidamente para ser eficientes. Segundo, es una oportunidad para pensar cómo pensamos, aprender a pensar, enseñar a pensar y, tercero, es cómo los niños y niñas aprenden la tecnología para utilizarla.

América Latina, al igual que todas las regiones del mundo, se enfrentan a una oportunidad única para el uso de la IA en la educación. “Hay una oportunidad tremenda para que las escuelas, las universidades, aprendan primero qué significa la inteligencia artificial. La gente no necesariamente sabe lo que es el ChatGPT o la inteligencia artificial. Esto es algo absolutamente nuevo”, dice Fábrega.

ia

En el ámbito cognitivo, las nuevas tecnologías desafían, primero, a usarla rápidamente para ser eficientes

¿La inteligencia artificial va a superar al ser humano?

Ésta es una constante preocupación para expertos, futuristas, humanistas y líderes de opinión. Fábrega les responde con un ejemplo: “el vuelo artificial de un avión es distinto al vuelo natural de un pájaro”, porque todas las cosas artificiales pueden ser importantes, pero lo natural, es decir, la forma en cómo pensamos y nos relacionamos, es lo más importante. No es un fin en sí mismo, sino es una herramienta que ayuda a avanzar y para eso hay que conocerla.

La escuela juega un rol fundamental para la adopción de la IA como herramienta educativa, porque no solamente prepara a las personas para que puedan tener un trabajo a futuro, también forma habilidades humanas para que sean ciudadanos “de bien”. Independiente de la tecnología, la escuela es un espacio para reflexionar cómo vivimos mejor en comunidad, con tecnología o sin tecnología.

La IA artificial está desafiando a la escuela a reflexionar en torno a “cómo piensan nuestros estudiantes y cómo aprenden hoy en día”, dice el académico chileno.

OctoStudio

Respecto al uso de la IA en la escuela, Fábrega pone como ejemplo el desarrollo de la aplicación OctoStudio que transforma la forma en que los niños usan los dispositivos móviles, permitiéndoles crear sus propias historias y juegos en cualquier momento y lugar.

La App fue desarrollada por Lifelong Kindergarten, el grupo de investigación del Massachusetts Institute of Technology (MIT Media Lab) que también inventó Scratch, el lenguaje de codificación para niños más popular del mundo. Su lanzamiento está previsto para el 24 de octubre con la misión de involucrar y apoyar la expresión creativa de los estudiantes en diversos contextos culturales.

“Hace dos años que hemos venido trabajando en esta aplicación, que es una herramienta para que los alumnos y alumnas creen y hagan sus propias aplicaciones. Por supuesto, es una herramienta que está en manos gratuitas y, sin costo alguno, va a estar disponible para todos en Android y en iOS”, dice.

La aplicación se proyecta como una herramienta útil para que los niños puedan crear contenidos y se conviertan en pequeños creadores y científicos. La teoría dice que una persona que aprende haciendo es capaz de generar conocimiento inolvidable.